A 100 metros de profundidad en el desierto un hombre encontro a su amigo más fiel

Zak Anderegg siente pasión por el rappel en las rocas y los agujeros que perforan el desierto rocoso de Arizona. Él se encontraba de vacaciones y había decidido ir al Gran Cañón de Colorado a sumergirse en las profundidades del paisaje natural.

Recorriendo todos los pabellones que la erosión fue creando, Zak llegó hasta 100 metros de profundidad, pero no esperaba lo que le iba a suceder. Allí estaba abandonado un perro, que se veía totalmente desnutrido, con las patas lastimadas y sin posibilidad de escapar de allí.

Zak, con filmadora en mano, registró todo. Primero se ocupó de darle alimento al perro. Entonces tuvo que ascender nuevamente a la superficie para tomar alimento y agua. Descendió y le ofreció el alimento al perro, que no dudó en consumirlo.

A la mañana siguiente, Zak estaba de vuelta en el Gran Cañón. Bien equipado con una camioneta, un cuatriciclo y sogas, dispuesto a rescatar al animal. Luego de varios minutos, el perrito ya estaba a salvo.

Posteriormente, el perro recibió la asistencia de veterinarios durante varios días para recuperar fuerzas. Y finalmente, Zak lo adoptó y ahora el adorable can vive un presente de felicidad. ¡Admirable acción la de Zak!