Con una fractura de columna vertebral y una hernia, Xenia nunca perdió su espíritu

Xenia era una perra que estaba en problemas de salud y pedía ayuda con total urgencia. Fue rescatada en Patras, una zona industrial en Grecia, un lugar lleno de perros vagabundos, desesperanza y miseria.

Xenia había sufrido una fractura de la columna vertebral que la dejó paralizada después de haber sido atropellada por un coche, por lo que las posibilidades de caminar de nuevo eran escasas.

Pero también tenía una hernia perineal, que seguía creciendo y podía ser letal si no era operada a tiempo, así que hasta que ella pudiera ser operada, recibió los cuidados de Linda, una de las pocas personas que tienen el conocimiento, la paciencia y la voluntad de cuidar adecuadamente a un perro.

Hasta que no esté lista para una adopción, Xenia va a estar disfrutando de la mejor atención. Los gastos médicos son muy altos y también necesita una nueva silla de ruedas. Por ahora, está usando una prestada, pero no es la correcta para su tamaño.