Emotivo reencuentro, después de 3 años, entre una leona y su cuidador

Tanto los leones como las leonas son felinos agresivos y depredadores, por lo tanto, resulta mejor no acercarse a ellos si no estamos acostumbrados a tratarlos. Y menos aún, cuando están con hambre.

Sus fuertes mandíbulas y sus garras afiladas hacen que sean una amenaza para cualquier animal que se cruce en el camino de ellos. Sin embargo, muchas personas eligen tener a estos felinos como mascotas, hasta cuando crecen, momento en el cual ya no tienen lugar en sus casas y deben alojarlos en otro lado.

Este hombre crió a esta leona en sus primeros años de vida. Siendo voluntario en este centro de animales en cautiverio, estuvo en contacto durante los primeros años, alimentándola y visitándola todos los días en su jaula.

Pero un día este voluntario dejó de trabajar allí. Y aunque en tres años es posible que ya no se acuerde de quién la cuidó cuando era pequeña, no es así.

Esta leona enloqueció apenas vio al joven con el que había entablado una relación de amistad cuando era una cachorra. Y así lo recibió cuando ingresó a su jaula después de tres años.