Luego de quedar paralizado por un accidente, este perro consiguió lo imposible, volver a caminar

Este perro dóberman llamado Kenny, que tiene 10 años de edad, era incapaz de mover sus patas luego de que una puerta de metal cayera sobre su cuello. Los médicos tuvieron la idea de que debía ser sacrificado, pero un equipo de voluntarios ofreció otra alternativa.

Kenny fue enviado a Two Hands For Paws, un centro de rehabilitación para animales de Los Ángeles para animales. Allí tuvo que esforzarse mucho para superar su problema, pero hoy está caminando, corriendo y jugando como cualquier otro perro.

El pobre perro quedó paralizado después de que a un trabajador que estaba en su vecindario se le cayó accidentalmente una puerta, impactando directamente en el cuello del dóberman, cuyo pronóstico para una recuperación completa fue bastante sombrío.

El perro fue derivado para que comenzara un riguroso programa de terapia física que tendría una duración de varios meses, unas cuatro horas diarias. Las actividades incluyeron natación, masajes, láser, acupuntura y caminatas.

Debido a la gran conexión que hubo entre los especialistas y Kenny, y después de 6 meses de mucha constancia, este dóberman volvió a caminar y a disfrutar plenamente de la vida.