Penny ahora puede saludar a sus vecinos más fácilmente

Siempre decimos que los perros son muy curiosos, al igual que los gatos. Tanto es así que esta vecina, llamada Jennifer Bowman, recibe la visita de la mascota de la casa de al lado todos los días.

El perro Pastor Alemán se asoma todos los días a través de la valla que separa las dos casas para saludarla y espiar qué hace su familia.

Tanto Bowman como su perro ven saltar a Penny, como se llama el Pastor Alemán, a través de la valla para saludarlos, mientras desayunan y se asombran por la persistencia de Penny en saltar y saludar.

Por lo tanto, Bowman optó por hacerle la tarea más simple al Pastor Alemán, para evitar que tuviera que saltar tantas veces y terminara cansado.

Bowman cogió un taladro eléctrico para hacer tres perforaciones en la valla de madera que separa las dos casas. Dos agujeros fueron para los ojos de Penny y otro para la nariz.

De esta forma, Penny ahora tiene una forma de saludar mucho más sencilla. Así, puede saludar las veces que quiera a sus vecinos, quienes se ponen contentos cada vez que ven la nariz y los ojos de Penny asomados a través de la valla de madera.