Perrita rescatada celebra con una fiesta haberse curado de cáncer

Lexy había tenido una vida bastante dura después de ser usada durante varios años como perra de cría, lo que hizo que su vida fuera complicada y con bastante tristeza.

Debido a esto, Lexy, una perra Pit Bull muy bonita, fue rescatada y puesta en adopción. En poco tiempo, gracias a su belleza, fue adoptada por Jenny Mackay, en Vancouver.

Lexy se sacó la lotería con la mejor mamá de la historia y la cuidaba de la mejor manera, compartiendo mucho tiempo juntas. Pero un día, Jenny miró las patas de Lexy y vio que una de sus patas estaba hinchada. Su pata comenzó a hincharse y Jenny acudió a un veterinario.

 

Le diagnosticaron cáncer, más precisamente sarcoma de tejidos blandos. Por lo que la única solución fue la cirugía, que fue totalmente exitosa.

Lexy fue valiente a través de todos sus tratamientos, y en Party Animals, Lexy celebró un año sin cáncer con la fiesta perfecta, donde obviamente comió torta, abrió regalos y hasta bebió cerveza para perros (sin alcohol, claro).