Perrita rescatada no quiere comer por miedo, pero este veterinario tuvo una genial idea

Hay personas que hacen todo lo que está a su alcance para recuperar o salvar la vida de un animal. Esto depende del amor y generosidad de cada uno, pero también está relacionado con la empatía, que es ponerse en el lugar del otro para saber cómo está sufriendo.

Un hombre estaba paseando por su vecindario en una gélida mañana y se encontró a esta perra abandonada, que tenía frío y estaba muy enferma. Sin saber qué hacer, la llevó a su casa. Allí se dio cuenta de la terrible condición de salud que presentaba. Reflexionó qué hacer, y una de las alternativas era la eutanasia. Sin embargo, sus amigos le hicieron cambiar de opinión y llevó a la perra finalmente a una veterinaria.

Allí le hicieron los chequeos correspondientes y la dejaron en una jaula para que se alimentara y recuperara. Pero como estaba tan deprimida y temerosa de los humanos, no tenía ganas de comer en presencia de ellos. En este video verás qué idea genial tuvo el veterinario para que se alimentara sin miedo a los humanos y aprendiera a socializar.

Simplemente decidió entrar en la jaula y se puso a desayunar allí mismo sin enfocarse mucho en la perra. Instantes después, la perrita empezó a entrar en confianza y acto seguido se puso a comer con la tranquilidad que le inspiró el hombre. De allí en adelante, la perrita empezó a comer sin problemas y se recuperó poco tiempo después.

Sin lugar a dudas, este gran gesto lleno amor y comprensión por su sufrimiento le salvó la vida.