Rescate y transformación de un cachorrito de un mes de vida

Este pobre cachorro solitario tenía un mes de vida y vivía en el bosque, donde estuvo varios días sin alimentarse y enfrentando muchos peligros.

Trataba de caminar y lloraba pidiendo ayuda, hasta que conoció a los rescatistas que lo auxiliarían justo en el momento apropiado para sobrevivir y salir de esa vida sufrida.

Su condición física seguía siendo fuerte a pesar de los malos días vividos, y se notaba que tenía muchas ganas de jugar. Lo que no se supo es por qué motivo estaba solo en el bosque y si su madre lo había abandonado o si se había perdido.

Los rescatistas lo enviaron a una casa adoptiva, donde le proporcionaron un tratamiento básico e incluso le dieron algunos alimentos para darle una mejoría.

Estuvo alrededor de dos semanas en la casa adoptiva con tratamiento intravenoso, y con la generosidad de los rescatistas, el pobre cachorro se recuperó totalmente.

Ahora está creciendo de manera sana, con mucho amor y alegría. Tanto es así que no se detiene un minuto. Cuando llega la noche, se acomoda en su camita y duerme como un angelito.

Todos sentimos orgullo al saber que hay seres humanos preocupados y con ganas de ayudar a cualquier perro en situación delicada y con necesidad de rescate.