Un abrazo y una foto le salvó la vida a dos perros

Dos perros de la ciudad de Texas eran tan amigos desde pequeños que no podían separarse en ningún momento. Ellos habían sido adoptados desde cachorros por una familia de la ciudad.

Pero algo malo sucedió, y toda la felicidad que sentían acompañados por sus dueños, en una sola noche se transformó en un infierno por culpa de un agresivo incendio ocurrido en la vivienda que habitaban.

Sus dueños corrieron con la peor suerte y sufrieron las quemaduras más graves. Por lo que debieron estar internados por muchos meses hasta recuperarse.

Ante esta difícil y triste situación, los dos perritos quedaron huérfanos y a la deriva. Por lo que el destino de ellos dos fue una perrera de la ciudad.

Allí pasaron varias semanas, en las que tras algunos chequeos de rutina, a uno de ellos le detectaron un tumor maligno. Los veterinarios ya tenían la sentencia para este perrito enfermo. Pero su compañero y amigo reaccionó a tiempo y logró lo que parecía inevitable.

Esto demuestra una vez más los puros sentimientos y el amor desinteresado que sienten los perros. Una excelente lección.