Un amoroso perro que sólo quiere cuidar a su gran amigo: un "gatito tambaleante"

Max, un perro Pastor Ganadero Australiano, se ha hecho amigo de Ralphee, un gatito con hipoplasia cerebelosa felina

En el video se explica el problema que tiene el gatito, pero afortunadamente no es una condición degenerativa, y los gatos aparentemente pueden vivir una vida plena y extensa con el problema. Al principio el video se hace un poco triste por la situación del gato, pero al parecer, aparte de los nervios visibles, está bien.

El perro Max y el gatito Ralphee son una extraña pareja que parece perdidamente enamorada de la compañía del otro, después de que Ralphee fuera rescatado de un granero en un establo de caballos.

Como ya indicamos, el diagnóstico de Ralphee es un trastorno neurológico denominado hipoplasia cerebelosa felina. Un gatito nace con ese problema cuando su cerebelo, que es el encargado de controlar la coordinación y la motricidad, está poco desarrollado al nacer.

Estos gatos se caracterizan por su constante movimiento de "marinero ebrio", y por eso son llamados cariñosamente "gatos tambaleantes".

A menos que un gato tenga otros problemas de salud, su esperanza de vida es la misma que un gato sin este problema.

Si has disfrutado de este par de entrañables amigos, no dejes de compartirlo, darle “Me gusta”, o déjanos tus comentarios.