Un canguro huérfano que no quiere dejar ir a su rescatista

Los animales no tienen vergüenza en mostrar sus emociones y abrazarse a la persona que los rescató. Esto es lo que hace este canguro cada vez que su dueño tiene que alejarse para hacer otra tarea lejos de él.

Este gracioso canguro fue abandonado por sus padres cuando tenía pocos meses de vida y más tarde rescatado por un hombre, en Australia. Por este motivo, el cangurito se aferró mucho a su rescatista. Tanto que ahora no puede separarse de él.

Por eso, cada día, cuando su dueño le da de comer e intenta alejarse del lugar para realizar otras actividades, el canguro se abraza al hombre, en clara muestra para que no se aleje y se quede allí con él.

Sin embargo, cuando su dueño comienza a caminar y el cangurito se queda atrás, lo sigue para no quedarse solo. Seguramente no conocías este lado tierno de los canguros.