A estos perros se les acaba la rabia cuando ya no hay puerta de por medio

Este divertido video, filmado en algún lugar de Chile, comienza con tres perros tras las rejas de una puerta, y un perro fuera de ella. El perro de afuera se adelanta y lanza ladridos amenazadoramente al trío de perros de adentro, que gruñen y ladran con la misma furia.

¡Hay muchos ladridos y ningún mordisco! Los perros gruñones intentan intimidarse unos a otros a través de una puerta, pero en el momento en que queda abierta totalmente, la escena de ladridos termina abruptamente.

En un vídeo que ilustra perfectamente el dicho "perro que ladra, no muerde", tres perros ladran furiosamente a otro a través de los barrotes de una puerta de entrada.

A medida que la puerta se abre, los perros siguen ladrando, pero se aseguran de mantenerse detrás de las rejas en todo momento, mostrando que tenían ganas de provocarse, pero no de pelear.

Sin embargo, todo este ruido de ladridos y la exhibición para mostrar quién es más malo, se termina rápidamente cuando las rejas quedan finalmente abiertas. En ese momento, todos los perros desaparecen.

Esta actitud de los perros es algo normal en ellos, con la cual intentan fijar dominios territoriales, reaccionando de esta manera cuando otro perro los invade, como en este caso.