A pesar de su estado esquelético, esta elefanta es obligada a desfilar disfrazada en festival budista

No cabe duda de que la crueldad animal no tiene límites. Un ejemplo más de esto se puede ver con una elefanta de 70 años de edad, quien a pesar de encontrarse en un estado deplorable, es obligada a desfilar en un festival de Sri Lanka, utilizando una especie de disfraz.

Se trata de ‘Tikiiri’, una de las decenas de elefantas que marcharán en un festival en Sri Lanka, conocido como festival de ‘Perahera’, caracterizado por ser también una celebración de carácter religiosa. A pesar de que esta elefanta se encuentra en un estado de salud deplorable, sus cuidadores han decidido llevarla a desfilar una vez más, siendo parte del festival antes mencionado.

En vista de que se trata de un acto bastante cruel y repudiable, la fundación ‘Save Elephant Foundation’ decidió compartir esta indignante noticia durante el día mundial del Elefante, haciéndose viral en poco tiempo.


© Foto: Facebook/Save Elephant Foundation

A sus cuidadores no les importó la tristeza ni la condición física de esta elefanta en estado esquelético

A pesar de su deplorable estado de salud y su avanzada edad, ‘Tikiiri’ es utilizada para formar parte de este ‘show’, ocultándose así la tristeza y la crueldad de sus cuidadores bajo el disfraz con el que la hacen recorrer las calles de Sri Lanka durante 10 días consecutivos.

Los espectadores del evento solo ven a un elefante disfrazado marchando que les augura bendiciones. Sin embargoignoran la cruel realidad que se esconde bajo el disfraz. Siendo así, esta pobre elefanta septuagenaria obligada a marchar encadenada una gran cantidad de kilómetros, una víctima de la gran crueldad animal que existe en la actualidad.


© Foto: Facebook/Save Elephant Foundation

Sin embargo, a través de las fotografías que se compartieron en internet en donde pudo verse el demacrado estado de Tikiiri sin el disfraz que utilizaba para desfilar, esta noticia se hizo viral y provocó la indignación de muchos usuarios en la red que se enteraron de este trágico y cruel suceso.

Ante esto, se está haciendo una petición para que el primer ministro de Sri Lanka le ponga fin a este evento que propicia el maltrato animal. Por el momento, algunas autoridades del festival han anunciado que Tikiiri no seguirá participando de la celebración religiosa y se espera que tomen acción urgente por el lamentable estado de desnutrición y salud en que se encuentra la elefanta, de lo contrario, podría terminar perdiendo la vida dentro de poco tiempo.