A punto de ser eutanasiado, este perrito demostró por qué merecía seguir viviendo

La eutanasia no sólo es aplicada en humanos, en animales también, aunque la diferencia es bastante clara en este último caso: los animales no tienen criterio propio como para tomar tal decisión, por esto, muchas veces personas sin corazón se aprovechan de la situación para “deshacerse” de sus mascotas sin más. Tal como lo fue en el caso de Crest, un perrito que estuvo a punto de ser eutanizado porque no podía usar sus dos patas delanteras, tan cruel como eso.

Pero no te dejes engañar, Crest sí que podía caminar y muy bien, parado sobre sus dos patas traseras como si de un humano se tratase. Al ver esta situación, un veterinario decidió mantenerlo con vida en lugar de aplicar la eutanasia, curó parte de sus heridas y le dio una mejor vida de la que había tenido.

Al parecer, el perrito había sido brutalmente maltratado en el pasado. Crest fue examinado y se dieron cuenta de que sus dos patas inutilizables presentaban fracturas sin tratamiento de probablemente muchos meses. Fue ignorado totalmente por sus dueños.

Además de esto, el animal también presentaba una rotura importante en su mandíbula, claras señales de violencia.

Hoy Crest logró recuperar una de sus patas y ahora puede caminar mucho más cómodo que antes.