Abandonan a una pitbull en el bosque atada a un árbol para que no pudiera sobrevivir

La crueldad de algunas personas es simplemente inconcebible. Un individuo abandonó a su perrita pitbull en el bosque y la ató a un árbol. De no haber sido encontrada, la pobre perrita habría perecido allí, en soledad y sin que nadie lo supiera. Por fortuna, un amante de los animales le escuchó ladrando y al día siguiente fue a averiguar qué sucedía.

Llana es una perrita pitbull joven, que lamentablemente no halló su hogar ideal con la persona que la abandonó. Ella fue dejada en el bosque y atada a un árbol para que encontrara allí su final. Cerca de las 9 ó 10 de la noche, un corredor escuchó a Llana ladrando, cosa que le pareció extraña, ya que los ladridos venían del interior del bosque del Bronx River Parkway.

Al día siguiente, este hombre volvió para investigar qué era lo que pasaba, sorprendiéndose al ver a la pitbull atada a un árbol. De inmediato, el hombre llamó a la New York Bully Crew para pedir ayuda, ya que la perrita le hacía imposible acercarse a ella y liberarla. Fue entonces que el equipo rápidamente se dirigió a la escena.

Esta pitbull en el bosque pronto demostraría su gran sonrisa

Al llegar, vieron que la perrita estaba realmente asustada y no permitía que nadie se le acercara. Debido a la situación, le ofrecieron comida a la pequeña para que así se ganara su confianza. De este modo, al poco tiempo pudieron liberar su correa y llevarla a un lugar seguro. Al principio, Llana no permitía que la acariciaran, pues aún no confiaba en sus rescatistas.

Con el tiempo, al ver que estas personas la sacaban a pasear, la alimentaban y la trataban con cariño, fue aceptando las muestras de amor. Y pronto, la hermosa pitbull demostró la gran sonrisa que tanto la caracteriza a día de hoy. Sin duda alguna, todos los perritos pueden ser cariñosos y felices, solo deben ser cuidados con amor.

A pesar de que Llana parecía una perrita agresiva e infeliz, ella demostró que en realidad era una perrita juguetona y traviesa a la que le encanta sonreír. Solo le hacía falta amor, alguien que realmente se preocupara por ella y le brindara un lugar seguro y lleno de cariño.

Todos los perros están llenos de amor y felicidad, son las personas quienes los corrompen y los tornan en seres agresivos por los maltratos y una crianza carente de afecto.