Abandonó a su perro en una iglesia con una conmovedora carta explicando por qué lo hizo

Un perro de raza Bull Terrier, que luego se supo que se llamaba Cracker, fue encontrado abandonado en una iglesia en Blackpool, Inglaterra. El lamentable hecho conmocionó a los religiosos de la iglesia y a los creyentes que concurren a la misma.

Pero Cracker no estaba solo. A su lado había una carta que había dejado su dueño, explicando sus motivos.

En el interior de la carta encontrada en la Iglesia Sagrado Corazón el hombre dio detalles de su lamentable y cruel decisión. Todo se originó cuando este hombre quedó sin trabajo, sin dinero y en la calle.

En palabras textuales, el hombre explicó: “La vida ha tomado un rumbo inesperado para mí, por lo que no me hacía la idea de que mi perro tuviera que vivir conmigo en las calles, con frío y hambre”.

La RSPCA, una organización que se ocupa del bienestar de los animales, brindó un comunicado en el que se indica que actualmente Cracker se encuentra a resguardo y en buenas condiciones de salud.

Continuando con el contenido de la carta, su dueño afirmaba: “Necesito por favor que me crean, ya que no me ha sido nada fácil tomar esta decisión”.

En la nota también dejaba aclarado que era un perro muy bueno, cariñoso y amigable, y que en marzo iba a cumplir 7 años.

Cracker, en términos generales, estaba bien de salud, aunque sus patas delanteras estaban un poco doloridas por un tratamiento que había estado llevando a cabo.

Cerrando la nota, los empleados de la Iglesia leyeron que el hombre quería mucho a su perro, y que solo deseaba que quien lo encontrara pudiera buscarle un hogar para que viviera como se merecía.


Evidentemente, el hombre amaba mucho a su perro, y por diversas y complicadas circunstancias tuvo que abandonarlo. Seguramente estuvo muchas semanas dolorido pensando en Cracker.

En cuanto al perro, RSCPA se hizo cargo de su cuidado, enviándolo primero a hacerse unos controles de salud con un veterinario, para luego ser trasladado al centro de la organización. Allí espera Cracker a que aparezca una familia con ganas de adoptarlo.

Además de la tristeza de su dueño, también hay que pensar en cómo se habrá sentido Cracker con ese hecho, sabiendo que a quien le dio tanto amor terminó abandonándolo.

Sin embargo, su dueño no tuvo más alternativa, aunque lo más recomendable en estos casos es llevarlo a un refugio para animales o algún otro centro veterinario, en lugar de dejarlo atado en la puerta de una Iglesia.