Ama tanto a su perrita que le compró un vestido de dama de honor para su boda

Contar con la compañía de una mascota en nuestro hogar puede darnos mucha más felicidad de la que imaginamos. Hoy, te narraremos una historia muy bonita en donde la protagonista es Bailey, una preciosa pitbull que llegó a hacer más feliz la vida de una pareja de jóvenes que estaban buscando consolidar su hogar con la compañía de una mascota.

Esta perrita tenía 5 meses cuando fue adoptada por Jennifer Hindieh y su novio, quienes la encontraron en el ‘North Hempstead Animal Shelter’, poniéndole como nombre ‘Bailey’, quien encajó muy bien dentro de su nuevo núcleo familiar, llegando a formar fuertes lazos afectivos con sus dueños. Y no es para menos, pues se trata de una perrita sumamente tierna y dulce que, desde su llegada no ha hecho más que traer gran alegría a su hogar.

Tal ha sido el vínculo que esta perrita ha formado con sus dueños, que cuando el novio de Jennifer decidió proponerle matrimonio, la pequeña pitbull estuvo presente.


© Fotos: Jennifer Hindieh

Fue por este motivo, que Jennifer decidió incluir a su compañera de cuatro patas durante la ceremonia de su boda. Siendo el plan, que estuviera acompañándola con un traje adecuado para la ocasión, por lo que decidió emprender en la búsqueda de un vestido para Bailey.


© Foto: Jennifer Hindieh

Tras empeñarse en su búsqueda, Jennifer encontró el vestido ideal para que Bailey lo luciera el día de su boda

A pesar de que a simple vista podría parecer difícil encontrar un vestido para una pitbull que resultara ideal para la ocasión, Jennifer no tuvo que buscar mucho para encontrarlo. Fue a través de una tienda online llamada ‘CocoAndBushkaCouture’ que Jennifer encontró el vestido perfecto para que Bailey estuviera caminando a su lado, durante el día de su boda.


© Foto: Jennifer Hindieh

El vestido de Bailey hace juego perfecto con el de la novia, así que será la dama de honor más tierna de todas.


© Foto: Jennifer Hindieh

Por su parte, Bailey no tendrá problema en utilizar este vestido con gran encanto y sin mayor dificultad luciéndolo por todo lo alto. Ya que, normalmente la perrita en sus paseos cotidianos suele vestir sudaderas u otro tipo de atuendos que puedan protegerla del frío.

Indudablemente la presencia de Bailey en la boda de Jennifer, caminando a su lado con su vestido tan particular, además de ser un hecho memorable, le hará muy feliz. Ya que, Jennifer ha comentado que ella y su futuro esposo, además de considerar a Bailey un miembro más de su familia, la ven como una hija muy dulce a la que desean seguir amando y cuidando.