Aprueban en Nueva York una ley que permite que las mascotas sean enterradas junto a sus dueños

La gente ha estado siendo enterrada con sus mascotas desde los días del Antiguo Egipto, cuando los faraones momificaban a sus gatos. El animal acompañaba a su dueño en su lugar de descanso final. Pero por lo general, en la actualidad no se permite que las mascotas sean enterradas en los cementerios de humanos.

Ahora los residentes del estado de Nueva York tienen el privilegio de poder ser enterrados en una parcela contigua a la de sus mascotas fallecidas.

Gracias a un cambio reciente en la legislación de dicho estado, ya es  permitido que las mascotas tengan una parcela de tierra reservada junto a la de su humano, para que se acompañen en su última morada.

Aunque es un avance, algunos consideran que se deben hacer ajustes, pues la norma estipula que el cementerio tendrá la última palabra en permitir o no que se lleven a cabo dichos entierros de mascotas junto a sus dueños. No es de carácter obligatorio.

Aunque no es algo que aparece en las conversaciones casuales, muchas  personas han manifestado su deseo de ser enterradas junto a sus mascotas con base en su creencia de la existencia de otros planos más allá de la muerte.

¿Se trata de una tendencia creciente? Sólo el tiempo lo dirá, pero no hay duda de que la gente está tratando cada vez más a sus mascotas como miembros de la familia. No debería sorprender a nadie si dicho tratamiento continúa después de la muerte del acompañante canino.

Muchas personas no tienen hijos u otros lazos familiares fuertes, y para estas personas, un perro o un gato puede ofrecer la compañía más significativa e íntima de sus vidas.