Así fue como un Pastor Alemán y un gatito se convirtieron en mejores amigos

No todas las relaciones entre animales comienzan de la mejor manera. A veces no hay forma en que dos mascotas se lleven bien. Y eso lo sabe muy bien este hombre al que se le ocurrió adoptar a un gatito llamado Bleu. Muy pequeño y bonito, este gatito cambiaría la vida del Pastor Alemán de la casa, llamado Beck.

El perro estaba acostumbrado a ser la única mascota de la casa, por lo que cuando Bleu puso por primera vez sus patitas en esta casa, Beck lo miró con desconfianza y con cara de pocos amigos. ¿Quién era este intruso?

Pero esa distancia duraría muy poco para el Pastor Alemán, que consideraba a Bleu como un intruso, pero en pocas semanas todo cambiaría y esa frialdad que demostró con ese gatito tan pequeño y bonito se transformaría en dulzura pura y total.

El dueño de ambas mascotas entendió todo desde un primer momento: sabía que Beck reaccionaría de esa forma un tanto distante al principio, pero supo que finalmente ganaría todo el cariño que este perro tiene para entregar. Es por eso que desde el primer momento comenzó a filmar la relación entre este gatito y el perro todos los días.

Bleu solo tenía ganas de jugar. Trepaba aquí y allá a lo largo de la casa, mientras Beck lo miraba a una distancia prudente y su dueño filmaba todo.

No sorprendió que en pocos días el perro y el gato ya estuvieran cerca, jugando, conociéndose y haciéndose grandes amigos de a poco. Beck comenzó a comprender que Bleu solo quería jugar y que era un gatito muy bueno.

Así, cuando ya hubo más confianza, Bleu se arrojaba encima de Beck, ya que su cuerpo y pelaje esponjoso le parecían muy divertido. Pero también este gatito se escondía para sorprender a Beck, quien no sabía que su vida cambiaría con este nuevo integrante y no pasaría un solo día sin divertirse.

Bleu, además de ser muy juguetón, también es cariñoso, por eso le gusta dormir junto a su amigo, entre sus patas. Por su parte, Beck estará por siempre agradecido por el nuevo amigo que le consiguió su dueño.