Así rescataron a una perra asustada que fue abandonada en el desierto

Kira fue abandonada en el desierto de California y no había forma de que sobreviviera allá afuera. Las altas temperaturas, la falta de alimento y agua no ayudaban a su situación. Por lo que necesitaba que alguien se hiciera cargo de rescatarla y salvarle la vida.

No se sabe cómo llegó a esa zona desértica, pero afortunadamente una buena mujer tuvo la idea de llamar al equipo de rescate animal Hope For Paws, así que Loreta Frankonyte y Eldad fueron al desierto para salvarla antes de que la atropellara un coche y fuera demasiado tarde.

Para su suerte, durante esos días estuvo siendo alimentada por el dueño de una tienda de neumáticos porque no había comida ni agua en ninguna parte alrededor.

Encontraron a Kira merodeando por allí. Sospechaba mucho de ellos, así que se mantuvo alejada. El establecimiento de neumáticos, llamado Mike’s Tires, estaba cerrado, y encima cuando se acercaron a la puerta cerrada con candado, la alarma comenzó a sonar.

Así que Loreta y Eldad llamaron al dueño para avisarle lo que estaba sucediendo y para que los ayudara a rescatar a la perra atemorizada.

Pensaron que podrían intentar utilizar una trampa para ver si funcionaba, pero después de tratar de atraerla dándole comida, decidieron alejarse varios metros del lugar para que la perra no sospechara. Y así, haciendo que ingresara a la trampa en busca de alimento, fue cómo la lograron atrapar.

Ahora a salvo con Hope For Paws, la nombraron “Kira” y la llevaron al veterinario. A pesar de no conocer a nadie, Kira estuvo tranquila todo el tiempo, por lo que se supone que siempre tuvo una familia y que por lo tanto había estado pocos días deambulando por las calles.

Después de un buen baño, Kira salió con Loreta y Eldad más tranquila. No le llevó mucho tiempo relajarse y confiar en estas personas que solo buscaban ayudarla.

Posteriormente, Kira fue recibida en el hogar de acogida de Socal Labrador Retriever Rescue.

Finalmente, Kira fue adoptada por una gran familia que la ama, y hasta consiguió un fiel amigo en su nueva casa, con el que comparte los juegos todos los días.