Buceador tiene un conmovedor encuentro con un delfín que pedía su ayuda

Los delfines son, sin lugar a dudas, animales sumamente inteligentes. Mucho se dice acerca de su inteligencia, situándolos como los seres más inteligentes de la tierra solo detrás del ser humano. Así lo demostró un ejemplar en Hawái que fue capturado en video, allí se puede ver cómo el delfín le pide ayuda a un buceador para que libere su aleta de un anzuelo.

Como se acaba de mencionar, el hecho ocurrió en Hawái. Un buceador estaba nadando con manta rayas como habitualmente lo hacía, y estaba capturando el momento con una cámara de vídeo. De pronto, para sorpresa de todos, un delfín se acercó por cuenta propia y comenzó a nadar muy cerca del buceador.

El animal trataba de mostrarle al hombre que necesitaba ayuda, y por ello nadó muy cerca de él para que así se percatara del anzuelo que rodeaba una de sus aletas. Al ver esto, el buceador pronto supo que debía ayudarlo, pues ese anzuelo le molestaba y le impedía nadar con total libertad.

Este delfín le pide ayuda a un buceador, demostrando así su gran inteligencia

En un principio, el buceador intentó retirar con sus propias manos el anzuelo, pero no fue suficiente, por lo que tuvo que recurrir a unas tijeras para liberar al delfín. En el video se puede apreciar lo paciente que es el animal, pues sabía que solo así podría liberarse de ese molesto anzuelo. Finalmente, cuando el buceador logró cortar el anzuelo, el delfín se alejó del lugar.

Es interesante este comportamiento, pues nos demuestra que los delfines pueden comprender cuando necesitan ayuda y saben cómo pedirla. Es por ello que, sin duda, estos animales son muy inteligentes, y es que muchos estudios lo comprueban. No se sabe con exactitud de qué forma se comunican los delfines entre sí, pero lo cierto es que lo hacen muy bien.

Tanto es la excelente forma en la que se comunican que pueden acordar entre ellos una especie de coreografía. Así lo pudieron observar los científicos del RIMS (Instituto de Ciencias Marinas de Roatán) cuando se les pidió a dos delfines realizar un nuevo ejercicio. Ambos bajo el agua emitieron una especie de silbido, y acto seguido, realizaron movimientos sincronizados de forma perfecta.

En el siguiente video podrás ver cómo el delfín del que hablábamos al principio se acerca al buceador y le pide ayuda para que lo libere.