Chofer de autobús en Argentina le abrió las puertas de su vehículo a dos perritas durante la lluvia

Algunas personas son realmente bondadosas y tienen un gran corazón, como un chofer que, tras ver el frío y lluvioso día, resguardó a dos perritas de la lluvia para que no pasaran más frío. El momento fue presenciado por varios de los pasajeros, entre ellos una mujer que captó el momento en imágenes con su teléfono.

De acuerdo con Stella Maris San Martín, la mujer que tomó las fotografías de la conmovedora escena, el chofer se detuvo en mitad del camino, en un lugar que no estaba señalizado como parada. Acto seguido, el conductor se bajó del autobús y subió con dos perritas en sus brazos. Ambas estaban todas empapadas por la lluvia y tenía bastante frío.

Aquél día en Buenos Aires, Argentina, la tarde era fría y la lluvia era torrencial. El conductor al ver a las perritas no pudo continuar su camino sabiendo que ellas lo estaban pasando mal y por ello decidió ayudarlas. Según Stella, el chofer del autobús les comenzó a hablar a ambas perritas y les decía que ya estaban a salvo y no tendrían que pasar más frío.

Él resguardó a dos perritas de la lluvia y todos querían agradecerle

Una de las perritas, después de un rato lamiéndose para tratar de secarse, se acurrucó bajo las piernas del conductor para recibir más calor. El conductor trataba a las perritas como si fuesen suyas, les hablaba con cariño y amor. Después de un rato, Stella llegó a su destino y tuvo que bajarse. Al llegar a su casa quiso compartir lo sucedido con amigos y familiares.

La noticia llegó a oídos de los medios locales, pues se hizo viral. Muchos se pusieron en contacto con la compañía de transporte para dar con este bondadoso hombre. A pesar de los esfuerzos, no fue posible identificar al conductor. Todos querían agradecerle por su bello acto de solidaridad. De acuerdo con la compañía de transporte, quizá el conductor no se reportaba por temor a ser sancionado.

Y es que en la ciudad está completamente prohibido subir mascotas al transporte público. Aun así, la compañía estaba dispuesta a pasar por alto esta regla, ya que comprendían que el chofer del autobús había actuado solidario con las perritas y solo quería ayudarlas. A pesar del anuncio, el conductor nunca apareció y no se supo qué paso con las perritas.

Si bien no se sabe quién fue ese amable conductor, todo el mundo lo admira y le agradece por su hermoso acto de solidaridad y amor por la vida.