Ciclista terminó rescatando a un perrito abandonado al detenerse por un neumático pinchado

Eduardo Reis es un ciclista brasileño y amante de los animales. Un buen día, él y unos amigos decidieron ir a entrenar en sus bicicletas por una carretera que quedaba cerca de la casa de Eduardo. Ese día, este ciclista salvó a un perrito que se encontraba solito en medio de una carretera desierta.

Tanto Eduardo como sus amigos no tenían ni idea que durante su viaje de entrenamiento conocerían a un nuevo amigo y regresarían a casa con él. El grupo de amigos estaban realizando su entrenamiento, cuando de pronto a uno de ellos le estalló un neumático. Debido al inconveniente, todos se detuvieron para reparar el neumático y poder continuar con la ruta.

De repente, un pequeño y adorable perrito apareció de la nada, y aparentemente, había sido abandonado allí. De acuerdo con Eduardo Reis, el perro no podía aguantar la alegría cuando los vio, pues ya no estaba solito y era su oportunidad de conseguir la ayuda que necesitaba. Por supuesto, Eduardo no se quedaría de brazos cruzados y le brindaría la ayuda que requería.


Fotografía: Facebook /Eduardo Reis

El ciclista salvó a un perrito gracias a su bondadoso corazón

Una vez que el grupo de amigos terminó de arreglar el neumático que se había pinchado, decidieron retomar su camino, pero esta vez con un nuevo acompañante. Ahora estaba el dilema de cómo llevar a un cachorro mientras se maneja una bicicleta. Pues bien, Eduardo no dudó en tomar al pequeño con una de sus manos mientras que con la otra controlaba el manubrio de su bicicleta.

Cualquiera habría pensado en que era imposible llevar al can estando en una bicicleta y lo habría dejado allí, solo nuevamente. Sin embargo, la bondad en el corazón de Eduardo fue mayor y le permitió salvarlo y llevarlo consigo a casa. Una vez que estaban en casa, Eduardo le brindó todos los cuidados y el amor que aquél perrito necesitaba, aun así, él no podría cuidarlo por siempre.


Fotografía: Facebook /Eduardo Reis

Por lo tanto, el ciclista que se convirtió en un héroe, solo cuidaba al cachorro de forma temporal. Eduardo decidió bautizarlo como Warrior, y pronto le encontró una familia que estaba comprometida a ofrecerle todo el cariño y la atención que el pequeño can necesitara. De acuerdo con Eduardo, una familia rica fue la que lo adoptó, y que sin duda lo están cuidando muy bien.