Cómo evitar que un perro te ataque y qué hacer si te muerde

Lead: Los perros son el amigo ideal del hombre, pero también tienen carácter y pueden llegar a ser peligrosos si se sienten amenazados y atacan a una persona.

Los perros son animales muy sociales y cariñosos, pero a veces suelen tener reacciones un tanto agresivas que los lleva a morder a los seres humanos. Casos comunes en los que los perros quieren morder a una persona es cuando ven a alguien corriendo o andando en bicicleta. Pero estas actitudes tienen sus motivos.

¿Por qué muerden los perros?

En general, un perro puede morder a una persona cuando se siente amenazado por algún motivo. La posesividad en un perro puede provocar mordeduras del perro hacia una persona. Querer proteger una propiedad es un tema común, la que en este caso podría ser cualquier cosa, como la comida, un juguete, su territorio, o incluso una persona.

¿Cómo evitar que un perro me muerda?

Hay ciertos trucos con los que puedes evitar que todo termine de la peor manera. Ante todo, trata de no confrontar y de tener paciencia.

1. No te asustes ni pierdas la cabeza.

2. No intentes correr, ya que te alcanzará o activarás el instinto de persecución en el perro.

3. Quédate quieto ante el perro. Así verá que no eres una amenaza.

4. Olvídate de hacer contacto visual con el perro, ya que esto podría ser tomado por el perro como una provocación.

5. Aprieta bien fuerte los puños. Así evitarás que muerda tus dedos.

6. Distrae al perro arrojándole un objeto para que lo vaya a buscar.

7. Ordénale al perro que retroceda para que deje de ladrarte y amenazarte.

Con estos pasos, y estando tranquilo, seguramente evitarás mordeduras de un perro nervioso que está defendiendo su territorio.

Qué hacer si un perro te muerde

Lamentablemente, a veces no se puede evitar que un perro ataque y muerda. Por lo que se recomienda hacer lo siguiente:

1. Si no te queda más opción, tendrás que defenderte usando un poco de violencia hacia el perro para que deje de atacarte y se aleje del lugar.

2. Pide ayuda, posiblemente la necesitarás pues suelen tener una fuerza inmensa en sus mandíbulas.

3. Protege las zonas de tu cara y cuello, que son áreas muy sensibles que el perro no debería atacar.

Si te ha atacado un perro, no pierdas tiempo y dirígete sin dudar a un doctor para que cure tus heridas.