Cómo hacer que tu perro sea el más feliz de todos

Cuidar de un perro no es tarea fácil, pero todo vale la pena cuando este fiel amigo de cuatro patas te entrega su amor incondicional. Para que tu perro sea feliz, será necesario alimentarlo, cuidar su higiene y salud, ejercitarlo y jugar con él. Además de lo anterior, también es imprescindible educarlo correctamente, para lo cual necesitarás paciencia y dedicación.

Un perro necesita ser educado para que aprenda a relacionarse con las personas y otros animales. Además, esto les permite respetar su hogar, controlar sus esfínteres y la ansiedad que les provoca quedarse solos en casa. También les ayuda a controlarse mejor en cualquier situación, e incluso podría salvarles la vida.

Tal es el caso del entrenamiento para salir a pasear y cruzar calles. Un perro que no esté correctamente adiestrado, podría volverse frenético al salir de paseo. Esto especialmente si no se saca a pasear con regularidad. Además, no sabría cuándo es seguro cruzar la calle ni atender órdenes para detenerse o cruzar.

Edúcalo, y logra que tu perro sea feliz

Para educar a tu perro, necesitarás ser paciente y comprender que para lograrlo, se deben premiar los aciertos, y no castigar los fracasos. Aunque está muy extendida la práctica de castigar al perro con el periódico o gritarles, esto no es correcto. De este modo solo se consigue estresar al perrito e infundirle miedo.

Por lo tanto, el can no aprenderá y su conducta estará condicionada por el miedo. Lo mejor es entrenarlo de manera positiva. Esto quiere decir que cuando tu perro haga algo bien, le premias. Así él relacionará una actividad o comportamiento a algo bueno y podrá aprender mejor y más rápido.

Cabe señalar que no es necesario que lleves a tu perro con un adiestrador profesional. Hoy en día, es posible encontrar videos muy útiles que nos permitirán saber cómo entrenar por cuenta propia a nuestra mascota. Eso sí, se debe tener en cuenta que la manera de adiestrarlo debe coincidir con un entrenamiento basado en los aciertos y no en los castigos o las reprimendas.

Esto te dará la oportunidad de involucrarte de una forma más íntima con tu perro. Además, es una excelente manera de compartir con tu mascota y aprender juntos. Así que recuerda, educa a tu perro con mucha paciencia, cariño y dedicación. Porque para que tu perro sea feliz, también es necesario educarlo correctamente, pues le ayudará en diversos aspectos de la vida.