Con estas 5 señales podrás saber si tu gato te odia

Las personas estamos acostumbradas a humanizar las conductas de los gatos. Es por este motivo que muchas veces creemos entender sus comportamientos. Un ejemplo de esto es cuando pensamos que los gatos están contentos de estar con nosotros cuando ronronean o que no les agrada nuestra compañía cuando nos arañan o muerden.

Sin embargo, esto no está del todo claro, ya que sus comportamientos pueden llegar a ser un poco más complejos. Para comprender mejor la conducta de nuestros amados felinos, analizaremos cinco señales que nos indican si realmente nos odian o no.

Pero antes de analizar estas conductas, es necesario saber que un gato solo puede llegar a odiarnos si no tuvo una correcta socialización cuando era pequeño, si tuvo traumas y experiencias negativas o si lo hemos educado permitiéndole morder para expresar que quiere estar tranquilo.

1. El gato se esconde

Esta es una reacción muy común en algunos gatos. Se esconden y desaparecen de la vista de las personas durante varias horas. No quieren socializar con nadie y pueden tener las orejas bajas. Esto se debe a falta de socialización o alguna experiencia negativa.

2. El gato se aleja de sus dueños

Esta conducta es un poco más leve que la anterior, pero con un significado similar: el gato no se siente cómodo a nuestro lado. Es por eso que cuando entramos a la habitación, el gato sale de ella, se aleja si lo queremos acariciar y evita mirarnos a los ojos.

3. El gato nos sopla o bufa

Con esta actitud, el gato nos demuestra que siente desagrado e incomodidad. Los silbidos, soplidos y bufidos forman parte del lenguaje de los gatos, con los que intentan expresar que hay algo que hemos hecho que no les agrada y que los hace enojar.

4. El gato nos ataca

Si tienes un gato que te ataca con frecuencia, eso podría interpretarse como que no le agradas nada y hasta podría llegar a odiarte. Signos de este sentimiento son las mordeduras, el manto erizado y las pupilas dilatadas. Ante estos casos, lo recomendable es llevar al gato a un veterinario.

5. Comportamientos extraños

Es posible que el gato tenga algún problema de salud o de otro tipo si se acicala durante muchas horas o si duerme en exceso. Asimismo, la vocalización en exceso también se considera algo anormal.

Así como todas estas señales pueden parecer muy negativas y que un gato odia a su dueño, lo cierto es que hay que prestarles atención y llevarlos a un veterinario para solucionar estas conductas.

Ellos no nos odian, solo tienen algunos problemas o incomodidades que debemos corregir para que nuestro vínculo con ellos sea mucho más agradable y positivo.