Conoce a Matilda, una perrita que fue abandonada porque se quedó ciega

Los perritos son mascotas excelentes que están dispuestas a proteger a sus dueños. Son sumamente amorosos, juguetones e incondicionales. Tristemente, algunas personas no valoran lo que estos hermosos animales nos brindan. Así hicieron los dueños de Matilda, una perrita que fue abandonada porque se quedó ciega.

Tavo Betancourt es un joven que ama a los animales, especialmente a los perros, y él recibió la noticia de que esta perrita había sido abandonada. En cuanto se enteró, fue al lugar en el que ella se encontraba para auxiliarla. Los vecinos de la zona le comentaron que la perrita llevaba allí ya una semana.

Matilda se encontraba desnutrida, y además, tenía un problema con sus ojitos, lo cual le impedía ver con normalidad. Tavo de inmediato la llevó a un centro veterinario para que le realizaran un chequeo completo. De este modo, Matilda tendría una oportunidad de estar mucho mejor, y posteriormente encontrar un nuevo hogar.

Esta perrita que fue abandonada porque se quedo ciega, tenía un espíritu fuerte y juguetón

Cuando el veterinario le realizó la revisión correspondiente, notó enseguida que Matilda era un cruce de Pitbull con Mastín Napolitano. El problema en sus ojitos se desarrolló por un problema que tiene este tipo de perros. Al parecer, sus párpados son muy largos y se enrollan dentro del ojo, provocando que sus pestañas tengan contacto constante con el ojo.

Esto, a la larga, produce una especie de callo, que es lo que le nubla la visión al can. A pesar de esto, y por fortuna, con cuidados y antibióticos, Matilda tenía la esperanza de recuperarse. Y fue así que comenzó el proceso de recuperación de la perrita. Tavo, con mucha paciencia y dedicación, le suministraba a Matilda el tratamiento indicado por el doctor.

La perrita también recibió un refrescante baño, y poco a poco fue recuperando su peso. Ella demostró ser muy juguetona y fuerte, conquistando así el corazón de Tavo. Con el transcurrir del tiempo, Matilda ya estaba mucho mejor de sus ojitos, aunque todavía requería de atención para continuar mejorando.

Después de tres meses, Matilda fue adoptada por un joven que escuchó acerca de su historia. Ahora ella podrá disfrutar del cálido amor y la atención de un verdadero hogar. Su dueño tendrá que seguir el tratamiento para que sus ojitos puedan recuperarse por completo. Sin duda, Matilda debe sentirse agradecida con Tavo y todas las personas que le dieron esta hermosa segunda oportunidad.