Conoce el caso de Juan, el perrito que se negó a abandonar a su dueño

Los rescates de personas accidentadas suelen ser procedimientos de rutina, pero esta vez para el personal que acudió a levantar un herido de un accidente, todo fue sorpresa al ver que detrás de la ambulancia un pequeño perro los perseguía.

El equipo de paramédicos de Protección Civil de la Alcaldía de Iztapala, en la Ciudad de México, no dudaron en esperar al can y lo subieron a bordo. Se trataba de Juan, la pequeña pero fiel mascota del hombre herido.

No hay mejor amigo para el hombre que su perro

Juan al ser un perrito de raza pequeña sabía que no lo iban a ver, así que no paró de ladrar, lo que llamó la atención de los rescatistas y por fin logró que se detuviera la ambulancia en la que iba su mejor amigo.

Al subirse a la unidad de rescate su dueño lo identifica y le pide a los paramédicos que lo dejen acompañarlo, ya que era su amigo y se comportaría bien. Como tal cual lo haría el pequeño Juan al sentarse junto a su querido humano y silenciosamente demostrarle lo preocupado que estaba por él.

Jorge Becerril, un reportero que cubrió el curioso caso, publicó en sus redes: “Gracias a los paramédicos del Protección Civil de la Alcaldía de Iztapala, Ciudad de México, quienes realizaron el traslado de un paciente al Hospital General y al ver un perrito que seguía la ambulancia se detuvieron para subir al can”.

Al llegar al hospital, Juan esperó sentado junto a la ambulancia que saliera su amigo, pero antes llegaron lo demás miembros de su familia y se llevaron a la preocupada mascota a casa para esperar allí a su dueño.

Gracias a las redes sociales no paramos de enterarnos de casos como este y otros aún más sorprendentes, solo basta buscar un poco y ver que son innumerables y sumamente emotivos. En este caso uno con un final feliz, ya que al poco tiempo Juan pudo reunirse en casa junto a su amado humano.

Los animales no paran de sorprendernos con sus comportamientos llenos de amor y en este caso de infinita fidelidad hacia sus seres queridos. Por algo la frase de que “El perro es el mejor del hombre”, sigue más vigente que nunca.