Contra todos los pronósticos, una mujer logró traer de nuevo la vida a un cachorrito enfermo

Cuando llegó a la veterinaria, nadie pensó que este cachorro sobreviviría, ya que su piel estaba completamente destruida y era escasa, así que tuvo que usar camisetas para ocultarla. Libre tenía pequeñas gafas de perro que tenía que usar, ya que su vista también estaba dañada.

Este perro fue abandonado por un criador, pero un camionero lo encontró y lo llevó a un hospital canino. Janine Guido, fundadora de Speranza Animal Rescue, dijo que cuando lo vio, Libre no podía levantar la cabeza, y que todo lo que Janine quería hacer era abrazarlo y besarlo, ya que estaba al borde de la muerte.

A pesar de los malos pronósticos de los veterinarios, quienes le dijeron que lo mejor para Libre era la eutanasia, Janine sabía que este perro quería vivir.

Después del quinto día, Libre ya estaba mucho mejor, y desde aquel día, no dejó de mejorar de manera constante.

Janine lo visitó todos los días en el hospital. Y de a poco se fue encariñando cada día más. Hasta llegar a ser ambos inseparables.

Después de 30 días en la veterinaria, Janine llevó a Libre a su casa, donde le enseñó a cómo ser un buen cachorro y a comenzar a disfrutar verdaderamente de la vida.

Su primera amiga después de haber sido rescatado fue una vaca llamada Meatball. Tan popular se hizo la historia de Libre, que hasta una ley fue aprobada en su nombre, para proteger a los perros del abandono y los abusos.

La ayuda, la dedicación y el amor de Janine fueron fundamentales para que hoy en día Libre tenga una vida normal y disfrute de cada día.