Creyeron haber rescatado a dos pequeños gatitos en un desierto en México, pero fue mayor su sorpresa

Por muy lamentable que sea, aún en el mundo las personas practican la caza furtiva de animales. En México, hay quienes terminan con la vida de algunos animales porque creen que son peligrosos y no están bien informados. Esto sucedió con la madre de dos pequeños linces, quien terminó siendo víctima de alguien que pensó que ella sería peligrosa.

Los cachorros de lince quedaron totalmente solos y expuestos a los diversos peligros del desierto de México. En primer lugar, las temperaturas pueden ascender bastante y ser fatales, especialmente para dos linces de tan solo tres semanas de nacidos. Además, en los desiertos mexicanos hay muchos depredadores que podrían acabar fácilmente con la vida de los pequeños.

A pesar de los desafortunados hechos, por suerte alguien notó la presencia de los cachorros y llamó a un grupo de rescate. Quienes salvaron a estos pequeños fueron Areli y Marco, una pareja dedicada a rescatar la vida de animales salvajes y domésticos. Gracias a ellos, ahora estos dos linces tendrán la oportunidad de continuar con sus vidas feliz y prósperamente.

Estos dos pequeños linces obtuvieron una segunda oportunidad

Aunque los linces fueron rescatados, ahora tendrán que vivir siempre en cautiverio, pues difícilmente podrán adaptarse a la vida salvaje tras crecer sin su madre y tener contacto con los seres humanos. Aun así, Areli y Marco procurarán hacer todo lo posible para que estos estupendos felinos puedan crecer fuertes, sanos y felices.

Al estar pequeños, los linces necesitan ser alimentados de manera constante. Areli se encarga de darles su biberón cada tres horas, pues está decidida a dedicarse a ellos y ofrecerles lo mejor. Los linces, conocidos también como gatos monteses, son felinos del tamaño aproximado de un perro doméstico mediano.

Sus características más notorias son los penachos negros de sus orejas, sus patas robustas y fuertes, su cola corta y su cuerpo generalmente moteado. Increíblemente, Areli no se especializó en un área relacionada con los animales; ella es gastrónoma. Aun así, su amor por la naturaleza y los animales la impulsó a cuidar de ellos y ofrecerles una vida mejor.

Areli y Marco continuarán salvando la vida de más animales. Los dos cachorros de lince que perdieron a su madre son los primeros linces que esta pareja ha rescatado. Por lo tanto, es una experiencia nueva para ellos, a pesar de esto, están más que alegres de poder ayudarlos. Así que después de todo, los pequeños hermanos podrán crecer juntos y en buenas manos.