Cuidado con los falsos adiestradores de perros

En caso de que tu perro tenga algún miedo y quieras ayudarlo a superarlo, es probable que busques a un adiestrador. Estas personas saben exactamente cómo controlar a un perro y educarlo, sin embargo, se debe tener especial cuidado con los falsos adiestradores de perros. Estos pueden caer en el maltrato psicológico del animal, e incluso físico.

Algunas personas se autoproclaman ‘encantadores de perros’, cuando lo que realmente hacen no es para nada positivo para la mascota. Lamentablemente, debido a la falta de información respecto al tema, muchas personas no se dan cuenta del error que cometen al contratar estos servicios de ‘adiestramiento’ canino.

Cuando un perro tiene miedo, se debe procurar crear un ambiente de paz y tranquilidad. Es importante que el perro pueda asociar esa experiencia con cosas positivas, y de manera progresiva, perder el miedo a cierta situación u objeto. Los supuestos adiestradores de perros usan los castigos constantes, y no se preocupan por solventar realmente el problema.

Los falsos adiestradores de perros solo empeoran la situación

Es por ello que, en lugar de solventar la situación, camuflan el miedo, lo cual está muy mal. En el momento en que un perro se siente amenazado, advertirá a los demás de esto, mostrará sus dientes o gruñirá. Sin embargo, con este mal adiestramiento, al castigarles cuando presentan alguna conducta ‘no apropiada’, el perro aprende a no mostrar que tiene miedo, pero no lo está superando.

Esto quiere decir que si se llegase a presentar una situación de peligro en la vida cotidiana, una persona puede salir herida a causa de esto. Cuando vemos que un perro nos enseña los dientes, inmediatamente sabemos que debemos mantener distancia. Pero si esto no sucede, y el perro se limita a estar quieto, podríamos malinterpretarlo y no podríamos saber que se siente incómodo.

Por lo tanto, es muy importante que aprendamos a identificar estos factores. De esta forma, podremos evitar adquirir un servicio de adiestramiento poco positivo para nuestra mascota. Porque el propósito es ayudarle para que se sienta mejor, para causar un cambio positivo y favorable, no lo contrario.

Así que, si estás ante un adiestrador de perros que no se preocupa por lo mejor para el animal sino para él, es una clara señal de que algo va mal. En estos casos, el perrito es la prioridad, y hacerle sentir seguro y en confianza es clave para un correcto y sano adiestramiento. Ten en cuenta esto, y podrás asegurarte de que tu mascota no sufra psicológicamente.