¡Cuidado, perros peligrosos!

Es muy fácil tildar a los perros como peligrosos cuando reaccionan a una agresión de una persona o fueron criados de manera irresponsable por gente que los influyó para que fueran así. Pero lo cierto es que todas las razas de perros tienen sus características particulares, pero lejos están de ser agresivos.

Algunas razas de perros tienen reputación de peligrosas por gran parte de la sociedad. En algunas ciudades del mundo, incluso, han prohibido algunas razas de perros que están categorizadas como peligrosas. En otros lugares, los dueños de estos perros tienen inconvenientes para arrendar una casa o conseguir un seguro para la vivienda.

Existen diversos motivos por los que las personas generan opiniones negativas acerca de algunas razas de perros. Por un lado, los medios de comunicación influyen en la opinión pública sobre la imagen que tienen algunas razas.

También está el hecho de que quienes tuvieron experiencias negativas con algunas razas, dan sus testimonios y así agrandan su mala fama. Aclarado esto, con frecuencia tienen mayor impacto los hechos que un análisis más profundo sobre las causas.

¿Pero por qué motivo los Pitbulls siempre son los más señalados?

Varias razas de perros poseen orígenes ancestrales en las peleas y combates, la protección y otros rasgos que en aquellas épocas eran necesarios para sobrevivir. Pero en la actualidad, ya no es necesario tener un perro preparado para la lucha. Aunque hay muchos criadores que sí les enseñan estas habilidades tóxicas.

Todos estos métodos nocivos para criar a ciertas razas de perros han transmitido tendencias agresivas, las que después se expresan inesperadamente en un hogar o en la calle, causando el impacto de toda la sociedad.

Sin embargo, dejando a un lado a los criadores irresponsables, los perros son puro amor, cariño y diversión. Ellos tienen una inocencia que los hace incapaces de ser agresivos, sino todo lo contrario: pueden ser fuertes y protectores. Pero los rasgos violentos siempre son enseñados por sus dueños o entrenadores.

Un claro ejemplo son todos estos perros de diferentes razas del video, que se muestran muy tranquilos, confiables y cariñosos cuando juegan con perros de otras razas, con gatitos de pocas semanas de vida o con bebés. Definitivamente, no hay perros peligrosos, sino personas agresivas que enseñan violencia a los perros.