De cachorrito fui un lindo regalo de navidad: Otelo

La historia de Otelo es una de las tantas que nos hacen entristecer y al mismo tiempo saber que tenemos que tomar conciencia en cuanto al maltrato animal.

Está de más afirmar que los perros merecen vivir de manera espléndida y sin ser víctimas muchas veces de la maldad de los seres humanos. Sin embargo, es algo que no siempre se cumple. Y el caso de Otelo, el perro abandonado, es un claro ejemplo.

Otelo fue un gran regalo de Navidad. Con pocos días de vida, apareció dentro de una caja como parte de un regalo. En aquel momento, todo fue alegría y felicidad.

Pero los meses pasaron, y Otelo ya no era el mismo: jugaba todo el día y no paraba de crecer. Su familia lo comenzó a mirar con desconfianza, ya que no sabían que crecería tanto, algo que les generaba problemas, supuestamente.

Llegó un día en que su familia perdió el amor que sentía por él. Y a causa de esto, lo abandonaron al lado de una carretera. Su corazón explotó de tristeza.

Pero a las pocas horas aparecieron unos rescatistas, quienes lo inspeccionaron y lo cargaron en una furgoneta. Lo llevaron a una perrera.

Los primeros días fueron de total tristeza para Otelo. Estaba confundido, dolido y con mucha decepción hacia la humanidad.

Pero los voluntarios del lugar lo cuidaron y le dieron mucho amor, todos los días. Así, de a poco comenzó a volver a tener ganas de vivir y a alimentarse mejor.

Otelo no volvió a ser adoptado por ninguna familia. Pero a pesar de ello, nos enseña que no tiene rencor hacia la humanidad, y que por sobre todas las cosas, siempre es mejor y más fácil hacer el bien.