Deformaron sus patas por las malas prácticas de un criadero ilegal, pero lo rescataron junto a 48 más

Mientras las autoridades de control de animales se preparaban para entrar en una casa de Hillcrest Place para emprender un rescate, los vecinos esperaban que encontraran muchos perros, y perros grandes. Después de todo, en las semanas anteriores se había visto a Labradores adultos y a un Rottweiler ladrando a las ventanas e incluso caminando sobre un techo del primer piso que sobresalía de la parte delantera de la residencia.

Al ingresar a la casa, los rescatistas descubrieron a 49 perros en estado enfermizo en la casa de un criador en Nueva York. Los perros tenían heridas, pieles sucias y muchos tenían problemas de salud. A todos les dieron baños, cortes de pelo y la atención médica que tan desesperadamente necesitaban.

Los 49 perros liberados recibieron mucho amor y atención de sus rescatistas. Gracias a sus esfuerzos, todos los perros lograron ser adoptados.

Uno de los casos más chocantes fue el de un perro mayor que tenía sus patas traseras torcidas en el sentido contrario, debido a una mala crianza en este criadero del infierno. El pobre perro se las arregló para moverse arrastrando sus patas traseras cada vez que se quería trasladar. Algo que le causaba mucho esfuerzo.

Los rescatistas se ocuparon de sus lesiones lo mejor que pudieron, y su nueva familia le consiguió una silla de ruedas para que pudiera andar cómodamente.

Al perro de las patas deformadas no le quedaba mucho tiempo de vida, pero los últimos meses de su vida fueron infinitamente más tranquilos y agradables de lo que jamás había conocido.

Nos llamaron para ayudar a un grupo de organizaciones de rescate de animales cuando se descubrió una situación de acaparamiento. Todos los 49 perros de la propiedad fueron encontrados descuidados, hambrientos y visiblemente maltratados”, comentó el sheriff local.

Aunque muchos de los perros fueron colocados en hogares adoptivos, este perrito de patas torcidas necesitaba más tiempo. Pero no mucho, ya que alguien se contactó para adoptarlo y cambiarle su vida.

Ahora está viviendo una buena vida con su familia adoptiva y su hermano perrito. Ha aprendido a ser un perro normal, disfrutando de nuevas experiencias cotidianas que no sabía que existían. Finalmente está viviendo la vida que todo perro merece.

En total, 49 perros, entre ellos 17 cachorros y un Rottweiler, y cinco gatos fueron rescatados en el transcurso del rescate.