Descubren animales silvestres atados con cintas y entre plásticos para ser enviados al mercado negro

Algunas personas optan por ganarse la vida de maneras ilegales, poniendo en riesgo su libertad, pero también involucrando la salud y el bienestar de otros seres. Un claro ejemplo de esto es el tráfico de animales silvestres, el cual se ha incrementado bastante. En Colombia fueron encontrados más de 200 animales que estaban a punto de ser enviados a Holanda y España de forma ilegal.

Los pobres animales se hallaban en estado deplorable y estaban repartidos en diversas propiedades de la banda delictiva. Concretamente, los animales fueron hallados en 10 casas ubicadas en La Guajira. Varias aves se encontraban envueltas en cintas y plásticos para evitar que se movieran y pudieran escapar de las cajas en las que las mantenían cautivas.

La red de tráfico de animales silvestres operaba en distintas regiones del país. Entre algunas de ellas: Bogotá, Barranquilla, Tolima, Medellín, y muchas más.  Los agentes de la Dijín fueron los encargados del operativo en el cual se rescataron los 200 animales, desde aves, anfibios, hasta mamíferos.

Un negocio criminal que cada día va en aumento

La Dijín logró capturar al que aparentemente era el líder de la organización y además, capturaron a 14 integrantes de la banda delictiva. Traficar con animales salvajes es un delito grave que se paga con cárcel. Quienes fueron detenidos por el tráfico de estos animales podrían estar enfrentándose a 10 años de cárcel.

Las autoridades ambientales afirmaron que este delito cada vez va tomando más fuerza. Antes los animales eran vendidos en mercadillos, ahora son comercializados a través de internet. Esto les da facilidades tanto a los compradores como a los vendedores, sin embargo, las autoridades aseguran estar trabajando arduamente para detener este negocio criminal.

Si bien los que trafican con los animales cometen un gran crimen, quienes los compran también son cómplices de esto. Y es que si las personas no alimentaran el negocio de estos criminales, no sería rentable para ellos y lo abandonarían. Por lo tanto, en parte las personas interesadas en animales salvajes también participan en este delito.

Los animalitos silvestres deben estar en su hábitat natural disfrutando de su libertad, o bien, en un ambiente parecido y tener suficiente espacio para ser libres; por ello no son para nada aptos para ser mascotas, estar en una casa encerrados ni mucho menos. Así que si te interesa tener como mascota a un animal exótico, asegúrate de obtenerlo por medios legales y autorizados.