Dos cachorros asustados no dejan de abrazarse después de ser rescatados

Estos dos cachorros vagabundos vivían perdidos y confundidos en las calles de la ciudad de Ho Chi Minh, Vietnam, sin nadie que se acercara para ayudarlos.

Todos los ignoraron hasta que dos monjas budistas los vieron y decidieron llevar a los cachorros al templo donde residían.

Aunque el cachorro más grande todavía parecía demasiado pequeño e incapaz de cuidarse a sí mismo, no dejaba de proteger con sus patas a su amigo más joven con mucho cariño para que nadie le hiciera daño.

Todos nos preguntamos qué han experimentado los dos en las calles antes de ser llevados al templo que los ha hecho parecer tan asustados y vulnerables. Ninguno se quería separar del otro.

Afortunadamente, los dos están en buenas manos ahora. Se están acostumbrando a su nuevo hogar e incluso intentan aprender a meditar con las monjas.

¿Cómo puede la gente ser tan cruel? No deberían haber comprado los perros si no eran capaces de cuidarlos bien.