Dos inusuales mejores amigos: un gato y una rinoceronte

Esta pequeña rinoceronte arribó al orfanato y, en pocos días, Mewie, el gato, se enamoró de ella. Al principio, Jamila no estaba convencida de esta amistad, pero en pocos días comenzó a disfrutar de las aventuras con Mewie. Veamos cómo estos dos animales de distinta especie han formado el vínculo más extraño y adorable de todos.

Una amistad adorable ha florecido en este orfanato en la provincia de Limpopo, en Sudáfrica. Jamila, la rinoceronte, fue llevada al santuario con heridas de arma blanca en la espalda cuando tenía un mes de edad. Debido a su personalidad luchadora, sus rescatistas sospechan que fue herida mientras intentaba proteger a su madre de los cazadores furtivos, que atacan a los rinocerontes por sus cuernos.

Jamila es demasiado joven para ser alojada con otros rinocerontes en el orfanato, que tienen al menos un año de edad y son mucho más grandes que ella.

Afortunadamente, uno de los residentes más pequeños del santuario le ha tomado cariño: un gato llamado Mewie, a quien cariñosamente se le llama el "rey del orfanato" y tiene muchos amigos. Cuando conoció a Jamila, supo que había algo especial en ella.

Los rinocerontes bebés necesitan mucha atención, y Jamila luchó para ver a su mamá cuando llegó por primera vez al orfanato. Los miembros del personal le proporcionaron compañía constante mientras Mewie esperaba pacientemente a que se relajara. La pareja es ahora inseparable.

Jamila será liberada cuando sea lo suficientemente grande para cuidar de sí misma. Mientras tanto, pasará sus días en compañía de su compañero felino favorito, corriendo y divirtiéndose a cada instante.