Dos perritos en las alcantarillas lloraban pidiendo auxilio hasta que finalmente los escucharon

Muchos perritos viven en las calles sufriendo por no tener un cálido hogar, comida ni amor. Aunque sea muy lamentable este hecho, por fortuna hay gran cantidad de organizaciones y grupos de rescate dispuestos a ayudar a estos animalitos necesitados. Así lo hace el equipo de Hope For Paws, quienes en esta ocasión salvaron a dos perritos en las alcantarillas.

El equipo de rescate de Hope For Paws acudió al lugar gracias a la llamada de unos jóvenes que lograron escuchar el llanto de estos perritos que se hallaban en las alcantarillas. Cuando Hope For Paws llegó a la escena, los jóvenes, Citlaly Rodríguez e Isaac Barajas que realizaron la llamada, estaban acompañando a los perritos.

Los pequeños lucían asustados y nerviosos, además, estaban muy sucios y hambrientos. Desde el principio se mostraron receptivos con los rescatistas, quienes les ofrecieron golosinas para ganar su confianza. Poco a poco, los perritos se veían más animados y los rescatistas procedieron a colocarles la llamada ‘Correa de la suerte’.

Los dos perritos en las alcantarillas ahora tendrían un hogar cálido, seco y lleno de amor

La primera en recibir su ‘Correa de la suerte’ fue la perrita a la que decidieron nombrar como Dixie. Seguidamente, el perrito, al cual bautizaron como Winn. Ambos fueron rescatados de las alcantarillas y pronto ya se veían más felices, pues movían sus colas. Cuando los examinaron para saber si tenían microchip, la máquina arrojó un resultado negativo.

Posteriormente trasladaron a los canes al centro veterinario en donde primero se les dio comida y agua para que se sintieran mejor. Después se les realizó un chequeo rápido y percibieron que ambos tenían una infección en los ojitos. Los dos perros necesitaban un baño profundo, ya que tenían el olor de las alcantarillas impregnado en su pelaje.

Fue así que sus rescatistas decidieron darles un buen baño con mucha espuma para así dejarlos limpios y frescos. Por supuesto, después los perritos recibieron un corte de pelo y ahora lucían irreconocibles. No pasó mucho tiempo para que ambos fueran adoptados por una cariñosa familia. Ahora Dixie y Winn tendrían la oportunidad de ser felices.

Gracias al trabajo de Hope For Paws y las donaciones que reciben de gente generosa y bondadosa, todo esto es posible. Y cómo no, los jóvenes que llamaron a Hope For Paws también lograron que Dixie y Winn fueran adoptados y encontraran un bello hogar. Así que siempre que puedas, no dudes en ayudar del modo que sea a un perrito que lo necesite.