Dos perros a los que no les gusta el ruido de motocicleta

Estos dos perros odian tanto el sonido de las motocicletas que no pueden controlarse cuando escuchan el sonido del motor de las mismas.

Gruñiendo cada vez que aceleraban el motor, estos dos perros fueron el centro de diversión para dos hombres que se trasladaban en una motocicleta.

Al ver que estos perros estaban listos para lanzarse cuando el motor hiciera su típico ruido, los dos hombres y quienes estaban alrededor comenzaron a reírse de la divertida situación, en la que se veía a los dos perritos muy concentrados esperando el momento para comenzar a ladrarle a la motocicleta.

Pero estas dos personas quisieron engañar a los dos perros: caminaron unos metros con la motocicleta apagada, por lo que ya parecía que no habría acción para los dos perritos, que habían comenzado a retirarse del lugar.

Pero apenas subieron a la motocicleta y la encendieron, los perritos se abalanzaron a puro ladrido, demostrando que no les agrada en lo más mínimo ese ruido.

Es habitual que veamos a los perros abalanzándose sobre coches y motocicletas. Cuando están aparcados o esperando en los semáforos no les molesta, pero cuando se mueven, intentan abalanzarse.

¿Te has preguntado por qué sucede esto?

La razón más habitual de este comportamiento es una respuesta al miedo que sienten hacia las motocicletas, lo que no es sorprendente dado el ruido y el olor que desprenden.

Esta es una opción efectiva para los perros, ya que después de la embestida, el coche o la motocicleta suelen desaparecer.

Se necesita un largo y cuidadoso período de desensibilización para cambiar este comportamiento, e implica encontrar un área en la que haya motocicletas, pero un tanto alejadas de los perros, para que de a poco se vayan acostumbrando y pierdan el miedo.