El conejo que cava un pozo para rescatar a un gatito

Chasky es un conejo que vive en España junto a su familia, la que también integra un pequeño gatito llamado Pelu. La amistad entre ellos siempre ha sido buena, pero como siempre se afirma, la verdadera amistad se demuestra en los buenos y en los malos momentos.

Es que a veces los animales necesitan ayuda de otros animales, y qué mejor que ser amigo del conejo para ayude al gatito que quedó encerrado tras una pequeña montaña de tierra.

Chasky llegó con la solución ideal para liberar a su amigo gato. La esponjosa mascota cava rápidamente un agujero cerca del cobertizo para que el gato pueda pasar por este, después de haber quedado atrapado mientras jugaba.

La mascota puede ser vista cavando frenéticamente la tierra alrededor de un patio, mientras Pelu le avisa a su amigo que lo ayude a salir de allí, estirando su patita hacia el conejo.

Chasky no lo dudó y cavó lo más rápido que pudo, mientras Pelu estiraba la patita a cada rato para indicarle que siguiera cavando el agujero lo suficiente para que pudiera pasar su cuerpo.

Así, después de estar cavando un rato, finalmente el agujero estuvo correcto para que Pelu saliera de ese lugar, sano y salvo. Mientras tanto, Chasky se alejó del lugar para tomar un descanso y sabiendo que había honrado la amistad que lo une a Pelu.

Los animales a menudo terminan mostrando mucha más bondad que nosotros hacia otros animales. Esto se evidencia por el número de videos virales que los usuarios han subido en todos los medios sociales en los últimos años, de sus mascotas haciendo cosas que incluso nosotros no haríamos si estuviéramos en una circunstancia similar.

Como resultado de haber quedado atrapado y a pesar de su naturaleza tranquila, Pelu se puso muy agitado cuando se tuvo que enfrentar a esta situación estresante.

La lección es bastante clara también aquí: la cooperación es fundamental, así  como también un agradecimiento, dos acciones que forman parte de un largo camino a recorrer cuando se trata de valorar las amistades.

Después de que el conejo terminó de demostrar cuánto aprecia a su amigo gato, se acostó a descansar un rato para recuperar energías.