Él es Gunther IV, un perro que tiene 100 millones de dólares y sigue aumentando su fortuna

Aunque parezca increíble, hay un perro que tiene 100 millones de dólares y continúa invirtiendo para aumentar su fortuna. Su nombre es Gunther IV y es un perro Pastor Alemán, el cual heredó su fortuna de su padre, Gunther III Así es, su historia es bastante peculiar, si deseas conocerla, podrás hacerlo a continuación.

Como se acaba de mencionar, Gunther IV heredó su fortuna de su padre Gunther III, el cual tambié era un Pastor Alemán. Pero por supuesto, Gunther III también heredó su fortuna, esto nada más y nada menos que de la condesa alemana Karlotta Liebentein. Esta condesa adoraba a los animales, especialmente a su perro Gunther III.

Cuando la condesa falleció, dejó como su único heredero a su fiel amigo perruno, dejándole más de 80 millones de dólares. Gunther III vivió con grandes comodidades, cuidado por el asistente de la duquesa. Tiempo después, este perro conocería a una perrita con la cual tendría a Gunther IV. Al envejecer, Gunther III falleció, dejando a su hijo Gunther IV como heredero.

El perro que tiene 100 millones de dólares y sigue multiplicando su fortuna

Al heredar la fortuna de su padre, Gunther IV se convirtió en el perro más rico del mundo. Con la ayuda de sus "asesores", ha podido multiplicar su fortuna. Y es que ha invertido en el área de bienes raíces, comprado lujosas casas, e incluso compró una villa que fue propiedad de Madonna.

Pero como cualquier otro perro, a Gunther IV le encanta jugar y salir a pasear. Por otro lado, él lleva una rica dieta basada en proteínas de todo tipo. No se alimenta con las típicas croquetas para perros. Él come principalmente carnes magras y otros tipos de proteínas deliciosas, así como vegetales y demás.

Al parecer, este perro aún no ha dejado descendencia, y se cree que si llegase a fallecer, su fortuna se repartiría entre sus socios. Sin duda alguna, este Pastor Alemán vive bastante bien, incluso mejor que muchas personas. Y aunque parezca irreal, todo esto es cierto, el dinero realmente pertenece al perro.

Claramente, un can no sabría cómo usar el dinero, ni mucho menos el valor de este. Por lo tanto, sus cuidadores encargados son quienes toman las decisiones por él, siempre procurando que sean las mejores para Gunther IV. Y gracias a la gestión y las acertadas inversiones de sus "asesores", la fortuna del can se ha multiplicado considerablemente.