Él es Scooby-Roo, a un perrito que se encontraba paralizado y temblando por su miedo a los humanos

El equipo de rescate Hope For Paws recibió una urgente llamada para que acudieran a rescatar a un perro que estaba paralizado del miedo. Al llegar al lugar, vieron al pequeño can arrinconado en una esquina. Los rescatistas se acercaron con mucha cautela para evitar asustar al pequeño, pues temían que estuviera lastimado y pudiera hacerse más daño.

Una de las rescatistas se acercó al perrito con algo de comida para entrar en confianza, pero el animalito estaba demasiado asustado como para recibir alimentos. Poco a poco, la rescatista fue acariciando al perro para que así sintiera mayor seguridad. Después de unos minutos, tomaron una correa para asegurar al perrito, al que decidieron bautizar como Scooby-Roo.

A pesar de las buenas intenciones de los rescatistas, el perrito seguía sintiéndose asustado y se notaba muy nervioso. Al ver que intentaban colocarle una correa, el perro reaccionó bruscamente, pero no consiguió morder a nadie. Los rescatistas lo tomaron con mucho cuidado y le brindaron caricias para tranquilizarlo.

Este perro que estaba paralizado del miedo demostró ser muy alegre y juguetón

Una vez que subieron al perrito al vehículo para trasladarlo a un centro veterinario, este se mostró mucho más tranquilo y relajado. Al llegar al hospital, le dieron un refrescante baño, pues en muchas ocasiones esto les ayuda a sentirse mejor física y emocionalmente. Después del baño y recibir la atención médica necesaria, Scooby-Roo estaba listo para ir a su hogar de acogida.

Con tiempo, amor y mucho cariño, Scooby-Roo fue recuperándose poco a poco y superando su traumático pasado. Una vez completamente recuperado, ya podría ser adoptado por una nueva y amorosa familia. Sin duda alguna, este perrito podrá hacer feliz a cualquier familia que desee adoptarlo, pues es muy alegre y juguetón.

Scooby-Roo se recuperó bastante bien, y pronto estuvo más que preparado para tener su propia familia. Todo esto no habría sido posible si el equipo de Hope For Paws no hubiera recibido la llamada que los llevó hasta este adorable perrito. Además, gracias a los corazones bondadosos y caritativos, Hope For Paws puede continuar realizando su gran labor.

El pequeño Scooby-Roo es otro perrito más que se une a la lista de perros salvados por este grupo de rescate. Gracias a este tipo de organizaciones, muchos perritos que están en las calles pueden tener una segunda oportunidad para conseguir su familia ideal y ser felices tal y como lo merecen.