El gatito que le encanta hacer maldades ¿podrá su dueña impedirlo?

Cualquier persona que tenga ganas de hacer alguna maldad, seguramente optaría por hacerlo a escondidas, para que nadie lo vea. Pero no es el caso de este gato malo.

Una mujer se encuentra cómodamente mirando la televisión una tarde en su casa, cuando aparece el gato subido a una mesa de comedor, en plan de hacer maldades. El gato, por cierto, tiene cara de muy pocos amigos, y se lo nota fastidioso.

Al principio, este gato de pocos amigos empuja el control remoto del televisor hacia el suelo, cayendo y provocando un ruido que nos hace sospechar que tal vez se haya descompuesto.

La mujer se ríe, pensando que eso ya sería suficiente para este gatito malo. No obstante, el gato quiere seguir tirando cosas al suelo, y lo que tiene más a mano es un vaso de vidrio.

Con su patita lo va empujando de a poco hasta el borde de la mesa, cuando su dueña le dice, y ordena, que no lo tire. El gato, sin embargo, la mira con cara de pocos amigos y la ignora. Finalmente, termina también tirando el vaso al suelo. Se ve que no era el mejor día de este gato, o tal vez de su dueña.

Si te ha sacado una sonrisa este travieso tatito, dale “Me gusta”, comparte, o escríbenos un comentario.