El gato que vivió escondido en una pared durante dos años

Los gatos tienen cuerpos flexibles y les gusta ser solitarios, por lo que es común que se escondan en pequeños lugares para estar tranquilos y alejados de los seres humanos durante unas horas.

Pero lo que hizo este gato fue algo más extremo, ya que eligió vivir en el interior de una pared adjunta a una escalera del edificio. Fueron los vecinos del lugar los que se dieron cuenta de que se escuchaba el maullido de un gato todos los días. Buscando de dónde provenían esos ruidos, concluyeron que el origen estaba entre una pared y la escalera del edificio.


© Foto: YouTube / SBS TV

Era difícil saber con exactitud dónde se encontraba y si efectivamente se trataba de un gato. La escalera del edificio era de material concreto, lo que hacía suponer que habría que romper la pared para poder dar con el supuesto gato.

Algunos vecinos del lugar se apiadaron del gatito y le dejaban agua y comida todos los días, pero luego de dos años, decidieron que ya era hora de que saliera a la luz y que viviera una vida más normal.

Pero primero, había que asegurarse de que realmente fuera un gato y no una rata u otro animal. Así, tomaron la decisión de colocar, junto a los recipientes de agua y comida, una cámara para ver con más precisión si lo que deseaban rescatar era efectivamente un gatito.


© Foto: YouTube / SBS TV

De esta manera, luego de ver la filmación, lograron ver cómo aparecía en escena la pata de un gato que tomaba los cuencos y se alejaba del lugar. Con la decisión ya tomada, usaron una cámara endoscópica para saber en qué parte de la pared se encontraba, y así poder rescatarlo.

Fue necesario romper en varios lugares del edificio, tanto en techos como paredes, para finalmente dejar al descubierto al gato e intentar atraparlo. No fue tarea fácil ya que se resistió, pero pudieron atraparlo.


© Foto: YouTube: / SBS TV

Lo trasladaron a una clínica veterinaria y después de tranquilizarlo, le cortaron las uñas y le hicieron estudios. Su salud, a pesar de la extraña vida que llevaba, estaba muy bien.

Finalmente, el gato fue adoptado por uno de los residentes del edificio, quien era uno de los que encargaba de llevarle cuencos con agua y comida durante los dos años.


© Foto: YouTube / SBS TV

No será sencillo la adaptación a su nueva vida, pero el gato sin dudas podrá vivir una vida más normal con luz natural, agua, comida y los cuidados necesarios para su salud. Y hasta podrá socializar con otros gatos también.