El joven que abandonó su trabajo para dedicarse a rescatar animales

Dan McKernan estaba cansado de sus 8 horas de trabajo diarias y de la rutina, así que decidió convertir la granja de su abuela en un santuario y dedicar su vida al rescate de animales.

Ubicado en un rincón de Chelsea, ovejas y cabras mordisquean la hierba mientras las vacas deambulan por los pastos cercanos en Barn Sanctuary, un refugio para animales de granja rescatados o que necesitan rehabilitación.

Como fundador y director ejecutivo de Barn Sanctuary, McKernan conoce las historias de cada uno de los 21 animales de granja que él y su equipo están cuidando desde hace un tiempo.

El criadero de la propiedad incluye burros, vacas, cabras, ovejas, una gallina y Little Dude, un cerdo Tamworth con un grueso pelaje marrón y una nariz curiosa que rápidamente huele a los visitantes de la granja.

En esta granja, el ternero Mike de 8 semanas de edad sufría de deformidades óseas y cataratas, por lo que Dan decidió llevarlo a Michigan para someterlo a un cirugía.

Lamentablemente, la cirugía no tuvo éxito, pero Mike recibe la mejor atención en la granja de Dan, tanto medicamentos, como confort y mucho cariño.

Dan pudo hacerlo: abandonó su rutina laboral para dedicarse a lo que realmente ama.