El joven que recorre el mundo con una gata a bordo que adoptó en el camino

Este joven llamado Dean se encontraba de viaje a bordo de su bicicleta, recorriendo diferentes regiones de Europa, cuando de manera imprevista se cruzó con una gata que apareció desde el costado de una carretera en Bosnia.

Nada de este maravilloso encuentro se hubiera provocado si Dean nunca hubiera dejado su antiguo trabajo de soldador en una fábrica. Su sueño de recorrer el mundo en bicicleta lo llevó a conocer muchos países, pero también a su amada mascota, a la que llamó Nala.

Cansado de su rutina, Dean, de 31 años, planeó cómo sería su viaje en bicicleta, desde su ciudad natal de Dunbar, en Escocia, hasta la ciudad inglesa de Newcastle. Una vez llegado a esta última ciudad, viajó hasta Ámsterdam en ferry, para recorrer varios países, como Suiza, Bélgica, Italia y Suiza. Más tarde, llegó a Croacia, nuevamente en ferry, para viajar días más tarde hacia Bosnia. Allí es donde se encontró con una gatita de pocos días de vida y que estaba muy hambrienta.

Dean se desplazaba con su bicicleta por una carretera mientras iba escuchando música, pero eso no le impidió oír el potente maullido de una gata pidiendo ayuda. Al ver a esta pequeña gatita, Dean se bajó de la bicicleta para acariciarla un rato. Ese sería el comienzo de esta relación, ya que a partir de ese momento, Dean no pudo separarse de la gata.

A pesar de que en cierto momento pensó en dejarla allí sola, en pocos segundos borró esa idea de su cabeza y comenzó a pensar en lo original y divertido que sería continuar el viaje con ella. ¡Y eso es lo que hizo!

Primero le dio algo de alimento, ya que estaba con mucha hambre. Y después la llevó a un veterinario para que chequearan su salud y le dieran las vacunas que necesitaba, especialmente la antirrábica. Si bien había vivido a la intemperie desde que nació, Nala estaba bien de salud.

Dean continuó su viaje por Europa acompañado por Nala, que se acomodaba en el portaequipaje y viajaba muy cómoda disfrutando de los paisajes. En carreteras y caminos donde el terreno era irregular, Nala prefería viajar subida al hombro de Dean, donde se sentía más cómoda y segura. Ahora ya son grandes amigos y recorren todas las ciudades juntos a bordo de la bicicleta, y tan inseparables se hicieron que hasta Dean le consiguió un pasaporte para mascotas.

No te pierdas la linda travesía de este fantástico par en el siguiente video.