El pequeño burro que se comporta como un perro

A este pequeño burro le encanta jugar con almohadas y que su dueño pase tiempo con él. Pero tiene muchos rasgos que no son precisamente los de un burro.

Este burro se llama Tim, y está gran parte del día moviendo la cola como un perro. Después del almuerzo, irá a la cocina para saborear los platos recién lavados. Y por si fuera poco, irá al baño y beberá del inodoro.

Evidentemente, disfruta de todo a su manera, sin importar las formas ni imitando el comportamiento de otros burros.

Sin embargo, a pesar de que ahora se lo ve alegre, su vida no siempre fue así. Tim fue encontrado en el granero por esta pareja, que al verlo, pensó que era un conejo debido a su diminuto tamaño.

Su madre lo rechazó apenas nació, por lo que necesitaba ayuda inmediata para sobrevivir. Jody lo llevó a la casa después de varios intentos fallidos de aplicar lactancia natural.

El pequeño Tim debería haber pesado probablemente entre 22 y 30 kilos al nacer, pero pesaba menos de 5 kilos.

Cuando lo llevaron al veterinario, descubrieron que su hígado no funcionaba correctamente. El veterinario no sabía si el pequeño Tim sobreviviría.

Pero gracias a todo el amor que le dio su familia adoptiva, la alimentación y el confort, Tim nació fuerte y feliz. Aunque nunca pudo desarrollar completamente su tamaño natural.

Actualmente, con solo 30 kilos, el pequeño Tim es lo que su familia llama un burro en miniatura.

La mayoría de los días, Tiny Tim pasa tiempo con su amada familia o sale a trotar alrededor de su granja de Peterborough, Ontario, Canadá.

Tiene una dulce personalidad, pero eso no le impide meterse en gran cantidad de travesuras.

Pero además de divertirse, Tim también tiene una tarea muy especial, ya que su familia lo está educando para que sea un burro de terapia para ayudar a personas que necesitan tratamientos específicos con animales. Por ahora, visita la biblioteca local para reunirse con fans de todas las edades.