El perro que sorprendió en el refugio con la mejor sonrisa del mundo

Cheech fue recogido en las calles de Texas y llevado a un gran refugio local cuando tenía 2 años. Luego fue recogido por el refugio City of Waller Animal Shelter and Rescue. Era increíblemente pequeño, y el personal asumió que podría estar un poco asustado o nervioso en su nuevo entorno. Pero Cheech rápidamente les demostró que estaban equivocados.

Cheech estaba en su perrera poco después de llegar al refugio y comenzó a hacer la cara más linda y extraña. Algunos de los empleados y voluntarios pensaron que podría estar molesto o que tenía algún problema y que por eso hacía caras extrañas.

Pero Cheech les mostró rápidamente la sonrisa más linda y descarada, y a partir de ese momento, todos se enamoraron del carismático perrito.

La fundadora del refugio, Leah Sipe, comentó que fue a la perrera para revisarlo y gritó a los otros voluntarios para que fueran a buscarlo. Pensaron que Leah estaba loca y que en realidad el perro estaba gruñendo, pero cuando metió la mano en la jaula les mostró lo que Cheech hacía. Su cara era imposiblemente amigable y dejó a todos hundidos en una gran sorpresa.

Queriendo compartir la sonrisa perfecta de Cheech con todo el mundo, Sipe publicó una foto suya sonriendo en la página de Facebook del refugio, con la que los internautas se enamoraron rápidamente. La publicación recibió más de 7.000 reacciones, y en poco tiempo, el perro sonriente recibió más de 50 solicitudes de personas que querían adoptarlo.

El refugio estaba encantado de que el pequeño Cheech tuviera tanta gente que quería darle la bienvenida en sus familias.

Después de examinar la gran cantidad de aplicaciones que Cheech recibió, el personal se encontró con la perfecta. Un solicitante acababa de perder a uno de sus perros a causa del cáncer, y el perro que le quedaba, Dusty, estaba totalmente desconsolado. Necesitaba desesperadamente un nuevo amigo que le ayudara en estos tiempos difíciles.

Y después de conocer a Cheech, quedó claro que los dos iban a ser perfectos el uno para el otro. Todo lo que Cheech quería hacer era acurrucarse con Dusty y nueva dueña, y todos los que conocían a Cheech estaban muy emocionados de que hubiera encontrado la familia perfecta.