El problema que tienen los cachorros para bajar las escaleras por primera vez

¿Has visto alguna vez cómo reaccionan los animales de pocas semanas de vida cuando tienen que bajar escaleras? Es algo muy gracioso verlos tan indecisos y cautelosos.

Los perros mayores, los cachorros y, especialmente, los perros pequeños, pueden encontrar que las escaleras son un reto y tienen problemas para bajarlas. Es más común que los perros tengan problemas para bajar las escaleras que para subirlas.

Imagina que eres un perrito o un gatito. Ahora, mira la altura de los escalones: imagínate cómo te sentirías al bajar la escalera desde arriba. Puede ser bastante desalentador y aterrador. Incluso los perros grandes pueden tener problemas para bajar las escaleras si los escalones son demasiado estrechos para acomodar fácilmente la longitud de sus cuerpos.

Bajar las escaleras puede ser incómodo y aterrador para los perros. Como dueño de una mascota, vas a querer ayudar a tu perro a estar cómodo en tu casa, y poder acceder a todas las áreas para que pueda pasar tiempo contigo.

Para permitir que tu perro camine con seguridad y confianza por una escalera, es posible que tenga que hacer algunos ajustes en el equilibrio y trabajar en el desarrollo de la habilidad poco a poco, hasta que tu perro tenga las habilidades y la confianza para transitar toda la escalera por sí solo.

Todos estos animales del video se tuvieron que enfrentar a las escaleras por primera vez, y si bien hay algunos que intentaron hacer lo mejor que pudieron para llegar a destino, hay otros que no se animaron a bajar los escalones, o peor aún, han rodado hacia abajo.

Un beneficio adicional de saber cómo bajar escaleras es que esta habilidad se transfiere a escaleras en otros lugares como en parques o casas y negocios que puedes visitar con tu perro.

Si tu perro tiene problemas para bajar las escaleras, primero asegúrate de que no tenga un problema físico u ortopédico que le impida hacerlo, causándole dolor o restringiendo su movimiento.

Ten en cuenta que necesitarás tomarte tu tiempo y tener paciencia para enseñar a tu mascota a bajar las escaleras; nunca las empujes o fuerces a bajar las escaleras, ni utilices castigos o refuerzos negativos, lo que solo provocará más miedo y aversión a la escalera.