El rescate de tres gatitos que fueron botados a la basura

Sardine, Salmon y Squid tuvieron mucha suerte cuando una persona los escuchó llorar y llamó rápidamente a Hope For Paws, una organización de rescate animal para que acudieran a ayudar a estos gatitos de pocas semanas de edad.

Cualquier otra persona en su misma situación hubiera hecho lo mismo, teniendo en cuenta que estaban indefensos y que no podrían salir de allí sin ayuda de seres humanos.

Cuando llegaron a la planta compactadora de residuos, el equipo de rescatistas comenzó a buscarlos. Primero hallaron a uno de ellos, que estaba caminando entre cajas de cartón. JoAnn ingresó al contenedor y esquivando cajas pudo llegar al gatito, al que pudo tomar fácilmente con una mano y colocarlo en una jaula.

Evidentemente, alguien los había abandonado allí, y al ver que no podían escapar, los gatitos empezaron a llorar. Algo que se podría haber evitado llevando directamente a los gatitos a un refugio, en lugar de arrojarlos a la basura.

Esta persona que los abandonó, no tuvo piedad en dejarlos indefensos, expuestos a cualquier peligro, sin comida ni agua. ¡Malas intenciones para tres gatitos que nada malo podían hacer!

Cabe aclarar que este contenedor de basura estaba a pocas horas de ser aprensado por un camión de tratamiento de residuos. Por lo tanto, si no actuaban rápido, el final de los gatitos sería inminente.

Lisa y JoAnn tuvieron que rescatar a los gatitos antes de que cerraran las instalaciones. Los dos últimos gatitos eran semisalvajes, lo que dificultó mucho su rescate.

Si bien el primer gatito fue rescatado rápidamente, para los dos últimos tuvieron que tener más paciencia, debido a que se escondían entre los escombros y evitaban las trampas que les colocaban.

Sin embargo, con profesionalismo, paciencia y mucho amor, Hope For Paws concluyó con éxito otro rescate, atrapando al segundo gatito y asombrándose cuando el tercero ingresó solo a otra de las jaulas.

¡El rescate había finalizado con éxito!

Los derivaron a un refugio, en donde les dieron cariño y alimentos. Seis semanas después, Salmon, Sardine y Squid tienen una nueva y prometedora vida por delante.